El Puente de Esperanza I.A.P.

Facebook_icon paypal-boton

Historia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La institución El Puente de Esperanza I.A.P. se originó con el trabajo voluntario de su fundadora la Sra. Conchita Walker, una nativa y residente de Hoonah, Alaska. Walker comenzó a ofrecer educación, comida y asistencia de vivienda a chicas desfavorecidas que deseaban asistir a la escuela secundaria y la universidad en México. Sus circunstancias los obligaron a escoger el trabajo doméstico o agrícola, limitando sus aspiraciones de seguir una educación superior.

 

En 1994, Walker inició Proyecto Posada de María para ayudar a nueve mujeres jóvenes de Colón, Querétaro a continuar su educación. Ella proveyó una casa en Santiago de Querétaro donde los estudiantes vivirían. Walker reconoció que los hombres jóvenes también necesitaban apoyo, por lo que alquiló otra casa cercana. Abrió este segundo proyecto, Proyecto de José, y dio la bienvenida a siete adolescentes de Colón, Qro. a su nuevo hogar.

 

La Sra. Walker también notó otra realidad en la Ciudad de Santiago de Querétaro: las mujeres vendedores de la calle eran indígenas. En 1995, abrió un taller de costura en Querétaro para mujeres Otomí de bajos ingresos que les brindaría una oportunidad para mejorar sus circunstancias. Eventualmente, 12 mujeres locales completaron el taller y regresaron a sus comunidades como instructoras.

 

Hoy en día, El Puente de Esperanza acoge a estudiantes de comunidades indígenas de la Sierra Gorda, San Joaquín, Cadereyta y Amealco, Qro. Y provee servicios tales como cuidado de la salud, hospedaje, comida, cuotas escolares, servicios médicos y ropa. Los estudiantes también reciben una educación integral, que incluye cursos sobre valores y desarrollo personal junto con capacitación académica y laboral.

 

 

Timeline

Historia Misión, Visión y Valores Nuestro Equipo Nuestros Estudiantes Políticas